MEMBRANA DE POLIURETANO

El sistema de impermeabilización con membrana de poliuretano es el método ideal para prevenir y solucionar problemas de humedad, tanto por su eficacia, como por su relación calidad-precio.

La impermeabilización con membrana de poliuretano consiste en la aplicación de un revestimiento de poliuretano líquido sobre la cubierta o superficie que se desea proteger de las filtraciones de agua.

Cuando se procede a la aplicación de la membrana, ésta polimeriza creando un revestimiento de excelente resistencia y elasticidad. Se crea una capa de poliuretano perenne, perfectamente pegada al soporte y carente de cualquier junta o solape que pudiera suponer un punto débil en la impermeabilización de la cubierta.

¿CUÁNDO UTILIZARLA?

La membrana de poliuretano líquido está indicada para todo tipo de cubiertas que estén sometidas a unas condiciones climáticas exigentes y el tráfico intenso.

Resulta eficaz en:

  • Terrazas y cubiertas vistas destinadas al tránsito tránsito peatonal y rodado frecuente.
  • Terrazas y cubiertas con un recubrimiento posterior.
  • Cubiertas inclinadas o azoteas.

En el caso de que la cubierta o terraza sólo vaya a estar sometida a un tránsito peatonal ocasional, también puede optar por la impermeabilización con membranas acrílicas.

Por otro lado, su fácil aplicación líquida permite la adaptación a todo tipo de cubiertas –incluso con presencia de irregularidades, esquinas y quiebros-, tales como:

  • Pavimentos.
  • Cubiertas con teja o pizarra.
  • Cubiertas industriales con poliuretano proyectado.
  • Canales o viaductos.
  • Jardineras.
  • Membranas de asfalto y EPDM

Finalmente, este sistema también es apropiado para la protección de aleros, canalones y demás elementos anexos en fachadas o cubiertas; así como para el sellado y uniones en reparaciones realizadas en dichas superficies.

¿CUÁLES SON SUS VENTAJAS?

  • Máxima impermeabilidad: esta membrana evita la filtración de agua en el interior del soporte, resultando más eficaz que otros sistemas, como pudiera ser la tela asfáltica.
  • Estanqueidad: es capaz de resistir el contacto permanente con el agua, logrando así una óptima protección en condiciones extremas.
  • Alta resistencia a los rayos UV y uso de pigmentos estables: logrando así una mayor durabilidad del color escogido para la superficie exterior.
  • Resistencia a los microorganismos: evita la formación de moho, algas y verdín.
  • Apta para tránsito intenso: resiste perfectamente el tráfico peatonal y rodado intensivo, ofreciendo una superficie anti deslizante.
  • Buena adherencia a las superficies habituales de construcción: gracias a su composición y capacidad de penetración en el soporte, se adapta perfectamente al hormigón, el cemento, la baldosa, la madera, el metal y los productos asfálticos, entre otros.
  • Capacidad de relleno, nivelación y adaptabilidad: su carácter líquido se adapta a todas las posibles formas de la superficie a tratar.
  • Alta elasticidad: su estructura mantiene la integridad incluso frente a cambios bruscos de la temperatura.
  • Alta resistencia mecánica: lo cual garantiza una mayor longevidad de la impermeabilización.
  • Inalterabilidad a los álcalis del cemento: dado su carácter insaponificable.
  • Carácter ignífugo: lo que incrementa la seguridad frente a conatos de incendio.
  • Además, permite el ahorro de juntas u otros mecanismos de unión, dado su acabado uniforme.