CORCHO PROYECTADO

Con la aplicación del corcho proyectado conseguimos que un edificio consiga niveles más altos de sostenibilidad, ya que es un producto renovable o reciclado de la biosfera.

¿QUÉ ES?

El corcho proyectado es una de las soluciones más prácticas y estéticas en aislamiento ecológico. Su acabado uniforme y las diferentes combinaciones de color darán a la vivienda un aspecto renovado, además de un aislamiento eficaz.

El corcho proyectado se traduce en una fina capa proyectada a la superficie de la fachada o tejado. Al ser un aislamiento exterior, no molesta a la vida cotidiana dentro del inmueble, algo valorado por los propietarios.

La estructura del corcho, así como su baja conductividad, hace que este material sea muy valioso como aislante térmico y acústico. Además, sus características permiten la transpiración, siendo activo en el paso del vapor de agua pero sin pérdida de su efectividad aislante. El corcho proyectado previene la formación de condensaciones, manchas de humedad, fuego, etc.

¿CUÁLES SON SUS VENTAJAS?

  • Tiene los puentes térmicos controlados al adecuarse a la forma geométrica de la fachada.
  • Evita la aparición de condensaciones al proteger desde el exterior la formación de paredes ‘frías’. Por tanto, menor riesgo de formación de moho.
  • No reduce la superficie útil de la vivienda.
  • Su mantenimiento es mínimo.
  • Mejora el aislamiento acústico.
  • Es impermeable al agua del exterior.
  • Aumenta los años de vida de la fachada.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DEL SATE?

  1. Es una alternativa más económica.
  2. El corcho proyectado es un aislante totalmente ecológico.
  3. Su instalación es más ágil, rápida y eficaz.
  4. Es un material flexible.
  5. El corcho logra un color y estética especial, haciendo que el edificio se revalorice.
  6. El SATE consiste en grandes tableros colocados en el exterior del edificio, mientras que el corcho se proyecta, es decir, crea una fina capa aislante.
  7. El SATE es una solución más eficaz para el aislamiento térmico, pero por contra, podemos aislar las cámaras con insuflado y posteriormente proyectar el corcho en la fachada, obteniendo un aislamiento efectivo y con un coste menor.
  8. El corcho también sirve para arreglar posibles fisuras existentes en las fachadas (en casos de rehabilitación) ya que es un producto que sella y aísla.
  9. Protege contra la acumulación de electricidad estática, lo que reduce la formación de migrañas u otras molestias procedentes de los campos magnéticos de los equipos electrónicos que disponemos en nuestras viviendas.